Onilikan

Noticias

aguardiente

¿Por qué se les ocurrió el término Aguardiente?

Publicado el

Aguardiente es una palabra derivada del latín “aqua ardens”, es el término occidental más antiguo para describir el alcohol obtenido por medio de la destilación. Pero ¿por qué le dieron ese nombre en occidente si toda la evidencia apunta que fueron los alquimistas árabes los primeros en formalizar el uso del alambique para obtener alcohol a partir de vino y a lo que se obtenía lo llamaron al-koh’l?

Al-koh’l en arábico significa “el espíritu o la esencia de una sustancia”. El término alcohol eventualmente también paso a formar parte del vocablo español pero hasta el Siglo XVI, muchísimo más tarde de lo que el término “aqua ardens” fue adoptado como aguardiente al español. El por qué no se usó en Occidente el término alcohol desde un principio siempre será un enigma. Sin embargo, los invito a que le den vuelo a la imaginación, se pongan las babuchas y nos acompañen a la entonces llamada “Casa de la Sabiduría” en Bagdad durante el califato Abasí, alrededor de los Siglos VIII y IX.

La “Casa de la Sabiduría” fue una institución estructurada para congregar un gran número de intelectuales y traducir una multitud de textos latinos y griegos, experimentando y generando nuevos conocimientos. Entre ellos destacaba un alquimista conocido en Occidente como “Geber” que fabricó los primeros alambiques. No es para sorprenderse que con el nuevo aparatito Geber y sus discípulos se dedicaron a experimentar destilando cualquier líquido que se les pusiera enfrente, incluyendo el vino.

El surgimiento del Aguardiente

La prueba que usaban para verificar si el producto obtenido de la destilación de vino contenía al-koh’l consistía en humedecer un paño con el destilado y prenderlo y observar que la flama se consumía sin quemar el paño. En base a esto yo especulo que cuando los primeros europeos observan ese fenómeno lo describen como un aparato que produce un “agua que arde” y de ahí el término “aqua ardens” que eventualmente cambió a aguardiente cuando llegó a España, a “Iaue (Eau) ardent” en Francia y “Ardent Spirit” en Inglaterra.

La transferencia de la tecnología de producir “aqua ardens” a partir de la destilación de vino a Europa fue muy paulatina, trucos y mañas fueron incorporados en diferentes culturas/países/tradiciones y otros nombres para los diferentes tipos de productos obtenidos por destilación se fueron acuñando de camino. Para los finales de la Edad Media el término latín “aqua ardens” se usaba para designar a la fracción que contenía suficiente alcohol para prender flama. Si a la fracción del “aqua ardens” se le hacían subsecuentes destilaciones se obtenía “aqua ardens rectificata” y de ahí “aqua ignea rectificata” y finalmente “aqua vitae rectificata”, el cual contenía más alcohol y en aquellas épocas se convirtió en la base de muchos remedios medicinales. El término de “aqua vitae” se expandió en muchos lugares en Europa para incluir un sin número de destilados de frutas y granos.

El aguardiente y los métodos para producirlo llegaron a América en el siglo XVI. Los mostos de agave/maguey con bajo contenido alcohólico que los indígenas preparaban antes de la llegada de los españoles se convirtieron en una materia prima ideal para producir aguardientes localmente y, actualmente, son los ancestros de nuestras bebidas nacionales con y sin denominación de origen. En Onilikan, Licores Artesanales de Mazatlán, mantenemos la tradición original y denominamos a nuestro producto “aguardiente”. Producimos un aguardiente de agave azul y otro de mango, ambos fabricados con materia prima de la región. Ahora ya saben porque con tanto orgullo y cariño los llamamos “aguardientes”.

Saludos y salud

Aguardiente de Agave Azul

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Debes tener 18 años para ingresar

Por favor verifique su edad