Onilikan

Noticias

sabores de méxico

Sabores de México en Polanco

Publicado el

Yo salí de la ciudad de México cuando tenia 20 años (hace casi 40) y por razones del destino no lo visito muy a menudo pero cunado lo hago me impresiona la trasformación que ha ocurrido en muchos aspectos, incluyendo la calidad y variedad de la oferta gastronómica que ofrece esta gran ciudad. Desgraciadamente siempre que visito mi ciudad natal ando a la carrera, sin poder tomar tiempo para explorar las diferentes áreas de la ciudad. Por suerte en esta ocasión me tope con un tour en Polanco manejado por “Mexican Food Tours” que en el transcurso de 2 horas y media me permitió apreciar la gran muestra gastronómica que se puede disfrutar en esta ciudad. En poquito más de dos horas caminamos a 6 diferentes establecimientos en el área de Polanco, que yo solo probablemente hubiera descubierto después de semanas de ardua búsqueda. Mi tour empezó en el restaurante “Barro Negro” (Moliere #48) donde me encontré con mi guía Luis Vázquez, quien me dio una breve y muy clara explicación de lo que podría esperar en el tour e inmediatamente iniciamos el agasaje culinario en el mismo restaurante Barro Negro.

Sabores de México y un poco mas

Barro Negro ofrece un número de platillos oriundos de Oaxaca y al ver el menú se percata uno de autenticidad oaxaqueña del lugar al mismo tiempo que se pregunta ¿y qué me como?. Afortunadamente Luis se percato de mi dilema y sugirió lo que ahí degusté, de otra manera me hubiera tomado al menos media hora el decidir. La degustación constó de una típica Tlayuda (tortilla crujiente oaxaqueña) untada con asientos de chicharrón y cubierta con queso Oaxaca derretido; al mismo tiempo me convidaron a probar 3 tipos de mole (negro, mancha manteles y coloradito) que con gusto probé con la ayuda de unos ricos totopos, y de tomar, me dieron un gran vaso de agua de hierba santa, la combinación me llenó de lindos recuerdos de visitas a la linda ciudad de Oaxaca. De ahí nos apresuramos a la siguiente parada del tour ya que Luis me mencionó que este lugar se llena tanto, que no se puede entrar, el lugar es “Turix” que si se deja llevar uno por la apariencia, a lo mejor no entra, pero ¡que bárbaro!, que ricos tacos de cochinita pibil que preparan, de verdad una de las mejores que yo he probado y la sabrosura de la salsa de chile habanero que ofrecen para acompañar al taco tampoco se queda atrás, de lo mejorcito con lo que un servidor ha tenido la oportunidad de enchilarse. Cruzando la calle entramos a Tamalli, que lugar para tamales, yo me comí uno de salsa verde, pero creo que no importa el sabor que escojan la masa es preparada a la perfección, para seguir cuidando las calorías, el tamalito lo acompañé con un rico atole de cajeta. Afortunadamente los otros tres lugares que visitamos estaban un poco mas alejados y la caminata me ayudó a hacer espacio para lo que seguía. Durante la caminata, Luis me ilustró acerca de la historia de este singular vecindario y como fue cambiando de zona residencial exclusiva a área cosmopolita que une galerías de arte, boutiques exclusivas, oficinas corporativas, joyerías y agencias de autos de lujo, tiendas gourmet, mercado, restaurantes de lujo y de a parado, haciendo de Polanco un imán para mexicanos y turistas. El tour lo hice un sábado por lo que las calles estaban llenas de familias que salían a disfrutar un día asoleado y los lindos espacios verdes que también ofrece el vecindario.

Nuestras siguientes paradas fueron una cantina, una chocolatería y una heladería. En la cantina “La Surtidora” comí un delicioso taco villamelón (cecina, chorizo, y chicharrón) acompañado con un Mezcal de la casa y en nevería Roxy degusté una rica nieve de mamey. Ambos lugares dignos de la visita, sin embargo, para un servidor, el destino que más me impresionó fue la chocolatería “Que Bo” , la tienda donde se pueden encontrar las deliciosas creaciones de chocolate del chef José Ramón Castillo, reconocido como el pionero de Chocolatería Mexicana Evolutiva, la cual marca una nueva forma de producir y consumir el chocolate en Latino América, combinando técnicas artesanales con un conocimiento de la cocina moderna, incorporando sabores mexicanos y latinos sin el uso de rellenos tradicionales con cremas, mantequillas o azúcares. Ahí disfrute de un delicioso chocolate con delicado relleno de tamarindo y uno sólido; para rematar, los acompañaron con un caballito de mezcal como si me hubieran leído la mente, ya que yo siempre recomiendo el maridaje de sabores de agave con los del chocolate, en especial el licor de Agave de Onilikan que ganó medalla de bronce en la competencia del San Francisco World Spirits en 2012, se los recomiendo.

Saludos y salud

Aguardiente de Agave Azul

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Debes tener 18 años para ingresar

Por favor verifique su edad